La OCDE publicó su Reporte Interno sobre las Perspectivas Económicas mundiales a marzo de 2021

18/03/2021
La OCDE publicó su Reporte Interno sobre las Perspectivas Económicas mundiales a marzo de 2021

 

El pasado 9 de marzo de 2021 fue publicado el Reporte Interno sobre las Perspectivas Económicas de la OCDE para el periodo de marzo del 2021. En este, se presentan las perspectivas económicas globales, enfocadas en la comparación entre tendencias pre-pandemia y las actuales. A lo largo de la publicación se reitera la importancia de la rapidez en el proceso de vacunación para alcanzar una sólida recuperación económica. Se enfatiza en que a pesar de que ya existe la mejor solución a la pandemia, la vacunación, es preocupante que la gestión no sea suficiente para promover la recuperación económica deseada. Sin embargo, cabe resaltar que diversos sectores de la economía se han recuperado a niveles cercanos o incluso superiores a la tendencia de crecimiento previa a la pandemia – como es el caso de la producción industrial global o el comercio de mercancías. De hecho, las proyecciones de PIB mundial hechas en marzo del 2021, muestran que el crecimiento mundial esperado es de 5.56% para el 2021, es decir 1,4% más que lo proyectado en el reporte de diciembre del 2020. Esto se explica por la ampliación de la vacunación, el apoyo fiscal en algunos países y la adaptación de las economías a las medidas contra el virus. Por ello, se espera que, para mediados del 2021, se alcancen niveles de producto más altos que los de pre-pandemia. Cabe aclarar, que a pesar de que el escenario mundial presenta esta tendencia, la producción e ingresos en muchos países permanecerán en niveles más bajos que los proyectados sin pandemia hasta finales del 2022.

Al presentar diferentes escenarios de ritmo de vacunación, se demuestra que, si este se acelerara, se podría lograr una recuperación lo suficientemente grande para alcanzar la tendencia sin pandemia, es decir, un crecimiento global del 7% para el 2021. Por el contrario, en el caso de una desaceleración, se podría reducir la tasa de crecimiento hasta un 4,5% para el 2021. Esa reducción significaría 2 o 3 años de retraso en crecimiento, lo cual podría dejar cicatrices incluso más fuertes en términos de empleo y bienestar de los ciudadanos. Además, la divergencia en el ritmo de vacunación se verá reflejada en una ampliación de la brecha productiva entre países. Así, economías emergentes con una vacunación más lenta, percibirán efectos negativos mucho más duraderos que aquellos con una más rápida.

Por otro lado, se resaltó la labor hecha por Estados Unidos, dada su política que involucra una fuerte campaña de vacunación, acompañada de su “Plan de Rescate”, que envuelve grandes estímulos fiscales. Esto a su vez le ha permitido dar paso a cierta apertura económica y crear una sólida recuperación. Es por ello, que las proyecciones de crecimiento económico de Estados Unidos para el 2021 llegan al 3%. Así, se demuestra que a pesar de que en muchos países los estímulos fiscales han sido desplegados, no han sido efectivos para reactivar la economía, debido a una lenta vacunación. Como indica Boone, lo que importa es la combinación de política fiscal y de salud.

De esta manera, se reiteró la recomendación de utilizar los recursos disponibles para acelerar la vacunación y continuar con los estímulos fiscales focalizados. La armonía entre estas dos partes será clave en la recuperación hasta que se puedan reabrir las economías plenamente.

El reporte se encuentra disponible en: http://www.oecd.org/perspectivas-economicas/

 

contador free